GABRIELA

GONZALEZ

ESPAÑOL

imgres-2.png

GABRIELA GONZÁLEZ | SOCIAELITÉ MAGAZINE FEBRERO 2018

1/10

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

GABRIELA

GONZÁLEZ DE GARCÍA

Por Álvaro Quintal Zogbi*

Cuando decidí realizar esta primera edición y elegir el enfoque de la revista me vinieron varias ideas a la mente, una de ellas fue poner a una modelo en portada donde la moda fuera el ingrediente principal, pero después me puse a pensar que hablar de esta industria no significaría un reto, pues ha sido mi expertise por más de una década. Mi objetivo, entonces, quedó claro: necesitaba crear la primera portada con un personaje social de tal magnitud que cumpliera con un perfil específico, sea una mujer o un hombre, que al contar su historia de vida resultara de interés para toda una sociedad que esperaba mi regreso como editor.

    Concentrar todos esos atributos en una sola persona no me resultó nada fácil, pues tenía en la mesa cinco fotografías de figuras importantes cuyas historias despertaban en mí una gran admiración y tan solo pensar que pudieran abrirme las puertas de su vida me resultaba muy emocionante. 

    Aclaré mis ideas, me concentré y decidí que con este primer ejemplar tenía que romper con todas las propuestas de revistas existentes en el mercado Yucateco y que fuera yo quien los llevara de la mano a ustedes lectores a través de mi escritura a adentrarnos a esos rincones, situaciones, sentimientos e importantes momentos de seres humanos como cualquiera de nosotros cuyas vidas pudiéramos tomar como ejemplo. 

    Muchas son las maravillosas historias que giran alrededor de Gabriela González De Cáceres de García, mi decisión fue contundente y la elegí por ser una mujer preparada e inteligente, diseñadora de moda, título que no ejerció ya que desde pequeña descubriría en la equitación una pasión que la llevó a ganar tres veces la Copa Yucatán, dos campeonatos internacionales y dos circuitos con la Federación Ecuestre Mexicana. Una mujer hermosa no sólo de físico, si no de alma, una excelente esposa y hoy una extraordinaria madre. 

    Gabriela es, sin duda, una personalidad que ha demostrado que pese a cualquier obstáculo al que se ha enfrentado, se puede ser fuerte, alcanzar una armonía y continuar con éxito en la vida. 

    Una llamada fue suficiente para agendar una cita, me comentó que estaba por tomar un vuelo a Shangai, China, para celebrar su cumpleaños en la pasarela de Victoria’s Secret Fashion Show, pero que llegando se pondría en contacto conmigo para platicar de la sesión de fotos y de la entrevista.

     A Gaby —como le decimos sus amigos— y a mí nos unen varias portadas, colaboraciones de moda y, sobre todo, casi diez años de una amistad sincera y solidaria. 

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

    Acordamos vernos un lunes a las nueve de la noche. Yo conocería su hermosa residencia y ella todo el concepto Sociaelité que yo había planeado algún tiempo atrás. 

    Confieso que llegué 15 minutos tarde porque mi junta anterior se prolongó, pero muy emocionado de verla después de casi dos años. Toqué a la puerta y desde ese momento recibí la amabilidad y atención de gente maravillosa como Charly, quien me condujo hacia una sala de estilo rococó en tonos pasteles y me ofreció algo de beber...       Opté por un jugo de naranja agria y en la espera observé que toda la casa estaba con las luces encendidas. Desde donde me encontraba se alcanzaba a distinguir una enorme alberca y lo que yo consideré un bar. Sin embargo, lo que en ese momento robó mi atención fue la imagen de Gaby que compartía la escena conmigo desde un cuadro de aproximadamente 2 metros de altura, pintado con técnica hiperrealista y con un marco dorado estilo francés que me miraba desde el fondo izquierdo del salón.

    De pronto, a lo lejos, abriendo varias puertas de cristal la vi, estaba acompañada de su esposo, el empresario yucateco, Gerardo García Gamboa.

    —¿Todo bien? Preguntó Gerardo.

    —¿Te han atendido como en casa?

    —Sí, muchísimas gracias. Respondí.

    —Bienvenido. Gaby me ha hablado mucho de ti y al fin se nos hace conocernos.       —El gusto es mío. Nos íbamos a conocer en el día de su boda pero, desafortunadamente, andaba en la producción de una película y se me complicaron las fechas.

    —No te preocupes, esta es tu casa.

    —¿Quién es el artista de este cuadro maravilloso?, pregunté. No podía quedarme con la duda. A lo que Gerardo me respondió: 
     —Fue un regalo para ella. Durante un mes estuvo con nosotros el pintor cubano Israel León hasta que logró esta obra de arte que para mi gusto es muy buena. No se compara con la belleza de mi esposa pero creo que el resultado es excelente, ¿Tú qué opinas?

    —Definitivamente. Los detalles son preciosos.

    —Bueno, Álvaro, los dejo para que platiquen a gusto. Te quedas en tu casa. Estrechamos manos y se marchó. Con un emotivo abrazo nos saludamos ella y yo, como si el tiempo no hubiera pasado. Impecable como siempre, oliendo a Chanel y con unos tacones de la firma Valentino.

    —Amigo, que gusto que estés aquí. Ven, tienes que conocer a baby Geraldine antes de que se duerma.

27 I

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

    Acto seguido, ya tenía su mano entrelazada con la mía guiándome a la habitación de baby GG. Abrió la puerta con una gran sutileza y ahí se encontraban una nana y una enfermera con la bebé que para ese entonces andaba cumpliendo seis meses de vida. La tomó en sus brazos con delicadeza y me dijo con una emoción enorme, un dulce tono de voz y un brillo único en los ojos:
     —Mira, ella es mi hija.

    Ahí me di cuenta que estaba atravesando por un momento muy especial en su vida: El ser mamá.

    ¿Gaby, qué sentiste al saber que ibas a ser mamá? Baby GG (Geraldine García) fue como siempre lo soñé, una bebé muy planeada, algo que los dos deseábamos mucho, una etapa en la que ambos decidimos prepararnos para concebirla. Yo tomé vitaminas desde meses antes y juntos entramos en un período de purificación de nuestros cuerpos. 

 

    Era tanta nuestra entrega que hasta sabíamos el mes en que queríamos que naciera y con la ayuda de Dios se nos concedió esta inigualable bendición. Gerardo me acompañó y cuidó los 273 días que tuve a GG en mi vientre y así ha sido desde el día en que nos casamos. 

    Pasaron escasos cinco segundos para que yo cayera enamorado de baby GG, era imposible no estarlo, me regaló varias carcajadas y movimientos de alegría. Además de estar rodeado de ese aroma exquisito a bebé dentro de un cuarto con las paredes pintadas a mano. Desde la cúpula se sostenía una lámpara de cristales que alumbraba un cielo que cobijaba la cuna decorada con gasas de seda que salían de una corona dorada empotrada en la pared. Ángeles y serafines interpretando música. En el rincón, una jirafa enorme de peluche; en los sofás, unicornios y osos de felpa. A la salida, una carriola estilo vintage Silver Cross Rosada. 
    Gaby entregó a la bebé a los brazos de su enfermera Eugenia y, haciéndome señas, me dijo ven, tienes que ver esto. Me acerqué a donde ella estaba y entré a un amplio closet, aquello era un sueño: vestiditos de lino, algodón y seda. Había una parte exclusivamente para zapatitos y, mientras yo observaba, me dijo: 
     —Ve estos— sosteniendo en sus manos un par de color rojo carmín baby Dior. ¿Acaso no son una delicia?

    A lo que yo respondí —No existe nada más exquisito que tu bebé vista de Hauté Couture—. 
     —Bueno, este es el rincón especial de mi bella princesa— señaló. Ahora, tienes que conocer el mío. Ven, sígueme. 
    —Con permiso, buenas noches, les dije a las mujeres que se encontraban en el cuarto al momento de cerrar la puerta. 

     En ese instante, mientras me dirigía a su closet, atravesando por su recámara enmarcada por cuadros de pintores famosos, esculturas, una cama cubierta por unas sábanas muy finas, un sin fin de piezas decorativas y varios arreglos florales con 

I  28

Foto: Geraldine García González 

hortensias y orquídeas phalaenopsis blancas, comencé a sentir una emoción especial. Las personas que me conocen saben que he trabajado con muchos artistas y personalidades de la sociedad en México haciéndoles estilismo de moda, tales como Adriana Abascal, Lucero, Lupita Jones, Susana Zavaleta, Lucía Méndez y Jaqueline Bracamontes, entre otras. 

    He realizado campañas y fotografía fija de moda para muchos diseñadores de la talla a nivel Latinoamérica. Con esto quiero decir que llevo ya mucho tiempo produciendo moda, he vivido momentos maravillosos, conocido tiendas exclusivas de ropa, realizado limpieza de guardarropas de personas muy importantes pero jamás imaginé lo que ocurriría al escuchar ese click después de que ella ingresara ocho dígitos que activaron el acceso a través de una gruesa puerta de madera en tono wengué. 

   Quedé atónito. Se me fue el aire, lo que mis ojos vieron en ese momento fue algo inexplicable, una sensación que sólo había producido en mi el nacimiento de mi sobrina, el MET gala en Nueva York y haber entrado por primera vez al VIP ROOM de Bergdorf Goodman.
    Un clóset vestidor de aproximadamente cincuenta metros de profundidad, cubierto con detalles de láminas de oro, placas de un brillante mármol Carrara en paredes y piso, espejos hasta el suelo, más de tres mil quinientos cristales de Swarovski descendiendo desde el techo como cascadas de agua, centenares de vestidos y ropa colgada por los costados, en medio dos islas iluminadas que albergan accesorios y lentes de marcas muy importantes. Del lado derecho, junto a su tocador, una vitrina iluminada con bolsas extraordinarias que eran las responsables de que en ese momento se estuviera realizando una ampliación ya que el espacio quedaba muy reducido.

    Avancé lentamente observando cada detalle pero claramente quería llegar a la parte final que podría ser la obsesión de cualquier mujer: el área de zapatos.

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Son alrededor de cuatrocientos pares de zapatos los que conforman esta hermosa colección, entre sandalias, tenis, tacones, botines, botas y botas de invierno.

    Aquí entre nos, puedo contarles que tiene piezas muy importantes como las botas Yves Saint Laurent de cristales que han presumido celebridades en sus redes sociales como Kendall Jenner, las cantantes Celine Dion y Rihanna, y la editora de moda de Vogue Japón, Anna Dello Russo.

    Su esposo Gerardo le regaló las exclusivas sandalias Gabo Angel de Nicholas Kirkwood con armazón de láminas de oro iguales a las que lució la top model Lily Donaldson como Angel de Victoria’s Secret en el 2015.

Botas

Yves Saint Laurent

LA colección de bolsas es impresionante e increíble, contiene piezas únicas, hechas a medida. Chanel, YSL y Birkin son solo algunas de las marcas que sobresalen en grandes cantidades.

Algunos celebridades Kardashians, Gianluca Vacchi, Linda Evangelista, Taylor Swift entre otras, tienen ya una pieza de la artista.

    Mi pulso aún seguía acelerado y mis ojos enfocados en el aparador de bolsas, cuando de pronto me señala y pregunta: —¿Cómo ves este vestido?, ¿Te gusta?

    Pensé que ya nada podía sorprenderme. Un editor sabe que la selección del vestido para una portada es lo más difícil, en mi mente había visualizado algo rojo, de satín, escotado y con exceso de tela para volarla con el viento. Sin embargo, lo que colgaba de aquel perchero dorado era un exceso de lujo.

    —¿Que significa esto?— le pregunté, mientras leía que la etiqueta decía Dennis Bassó Couture.

    —Lo adquirí hace poco pero no he encontrado el evento perfecto para lucirlo.     —Quizás en un museo, respondí con tono de broma. ¡Esto es una obra de arte!

    —¿Verdad que sí? —Considero que es la opción perfecta para el look de portada, ¿no crees?

    —Absolutamente. Asentí en lo que mis manos tocaban una tela bordada a mano de pies a cabeza, con piedras preciosas, canutillos y un sin fin de cristales en tonos cafés y dorados que enaltecían un vestido de cuello halter cubierto por una larga capa con hombreras cosidas con los mismos detalles. Se me antoja con aquellos zapatos, —dijo— apuntando los de láminas de oro que mencioné anteriormente, y con estos aretes, sosteniendo en sus manos un par de un tamaño prominente de víboras entrelazadas diseñados por Roberto Cavalli. No pude resistirme, tuve que decir que sí.

    Ahí me di cuenta que Gaby no sólo es una amante de la moda si no que posee un gusto exquisito y muy original para la selección de piezas, pues no es nada fácil ejecutar combinaciones perfectas, sobre todo para sesiones editoriales.
    En un segundo rompió con toda la idea creativa que yo traía en mente pero, de cierto modo, ya tenía otro concepto funcional para esta primera edición tan especial.

    —Lograremos cambios fascinantes para esta sesión, mencioné, mientras caminábamos rumbo al bar que se ubicaba cruzando unos hermosos jardines y un gimnasio, tan equipado con máquinas de alta tecnología, que hasta ganas de hacer ejercicio me provocaron en ese momento.

    —Es muy importante para mí lograr situarlos en esta atmósfera perfecta que me abrazaba, un bar de paredes de cristal que me permitía apreciar toda la arquitectura del entorno: un piano negro de cola en el rincón y una sala contemporánea que al centro quedaba decorada con rosas rojas que acentuaban el aroma del lugar. De mi lado izquierdo, una barra en granito negro y yo en una mesa redonda para ocho personas sentado junto a ella en una silla de terciopelo gris capitoneada.

    Las puertas del bar se abrieron y una persona comenzó a traer varios platos con bocadillos.

    —Álvaro te presento al chef Salatiel.

    —Mucho gusto, buenas noches —respondió él y comenzó a describir lo que en ese momento habían preparado exclusivamente para mí.

    Unas tapas con salmón fresco y queso crema a las finas hierbas, unos crutones con sashimi de atún y unos cubitos de Sirloin fritos con aderezo de crema al chipotle.        

    Tomé unos cuantos bocadillos y en ese momento comencé una plática que se convertiría en la charla más humana, profunda y sincera que he realizado en mi vida.

    —¿Gaby, estás consciente de lo que tu vida genera en la gente?

    —En realidad no. Llevo una vida tranquila y feliz, siempre rodeada de mi familia y amigos que conozco desde hace ya muchos años.

    —Sé perfectamente que existen personas que hablan por hablar, amigo. 

 

    Te puedo decir que tengo dos vidas, la mía y la que inventan los demás— sonrió.

I  30

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

Earrings Chanel

Belt Versace

Shoes Chanel

Blouse Chanel

Broche Chanel

Watch Cartier

Pants Balmain

Jacket Alexander Mcqueen

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Copa

Hípico Chedraui

    Gabriela González De Cáceres de García es la tercera hija del matrimonio formado por José Gabriel González Méndez (Q.e.p.d.) y Landy De Cacéres Álvarez.

    Creció rodeada y protegida por sus hermanos Ghabriel y Oswaldo, tuvo una infancia feliz y cuando se refiere a ellos recalca lo siguiente:

    —Mis hermanos son todo para mí y no existe persona alguna que pueda romper ese lazo que tenemos de siempre—.

    Una vida escolar desde kínder en el colegio Roger’s Hall. Durante su adolescencia conocería a Rodrigo Molina Villares, quien se convertiría en su novio en el año de 1999 y con quien llegaría al altar en el 2005.

    —¿Gaby, cómo fue para ti afrontar la etapa de tu divorcio?

    —En ese tiempo apenas estaba asimilando la muerte de mi padre. Rodrigo y yo cerramos ese ciclo y te lo digo con mucha sinceridad como muy buenos amigos.

    —Como fue tu adolescencia, cuéntame un poco de la relación con tu padre.

    —Tengo tantas historias, mi papá era un hombre al que yo admiraba demasiado, sumamente exitoso, inteligente, visionario, mi mejor aliado de vida, de fiestas, de viajes, era mi compañero para salir a cenar entre semana para tan solo platicar de cómo nos había ido en el día.

I  32

Vestido custom made por Elle Saab

Zapatos Giussepe Zanotti

Aretes Roberto Cavalli

    Su sentido del humor era sin duda una de sus virtudes más importantes.

    Hace relativamente poco tiempo, me fui con él en dos ocasiones a Europa y son un sin fin las anécdotas y risas que conservo. Amaba Las Vegas, así que nos íbamos dos veces al año. En una ocasión yo me fui sin él y regresé un lunes, aterrizando me pidió que fuera a su casa para comer juntos y contarle todo sobre mi viaje. Creo que fue tanta la emoción que yo irradiaba, que en ese momento asentó sus cubiertos en la mesa y me dijo “vámonos” ¡ya me animaste! A lo que yo le respondí: ¿a dónde papá? A Las Vegas, me contestó ¡no deshagas tu maleta! Al día siguiente ya estábamos juntos ahí. Éramos sin duda los mejores amigos.

    En la temporada nos íbamos a pescar él y yo solos y surgían largas charlas de nuestros sueños frente a un infinito mar.

    Era un gran chef, cuando me invitaba a comer desde una noche antes me preguntaba que se me antojaba y al día siguiente él mismo lo cocinaba.

    Pero si de un momento en especial quisiera yo hablar, sería el siguiente: ¡Toma nota que esto es muy importante!, —me dijo—.

    La primera vez que iba a competir en el Circuito Hípico, estaba muy nerviosa, ya que Taipán mi nuevo caballo, había llegado a Mérida tan sólo dos días antes de la competencia.

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Cup

Hípico Chedraui

    —Mi papá se me acercó y me preguntó: ¿qué tienes?, te noto nerviosa.

    —Tengo miedo de caerme, de hacerlo mal, de decepcionarte.

    —Se puso frente a mí con esa mirada tan única que podía detener el mundo y me dijo: si ocupas tu mente con el triunfo que vas a tener hoy.... el miedo y la decepción se quedan sin espacio.

    Sonrió —y en tono de broma expresó— además ya hiciste que me levante temprano, ¡tienes que ganar!
    —Lo abracé, le di un beso en la mejilla y le dije ¡GRACIAS! Acto seguido, me subí a mi caballo, entré a la pista y en esa ocasión ganamos el primer lugar.

    Sin duda mi padre era “mi Gran Maestro de la vida”.

    —Gaby, hay un tema delicado que aún es difícil de poder hablar, porque sé lo que él representaba en tu vida.

    Muchas personas leímos una carta escrita por ti meses después de la muerte de tu padre, en la que relatabas hechos fuertes y directos con palabras que salieron de un corazón lastimado que aún no encontraba resignación. Estoy seguro de eso.

    Una larga pausa existió mientras tomaba aire y controlaba las lágrimas que querían salir de sus ojos verdes.

    —La muerte de mi papá fue algo demasiado fuerte para mí. Si escribí esa carta es porque estoy segura de que a él le hubiera gustado que lo hiciera.

    Mi intención era evitar que alguien más pasara por lo que él pasó.

    —Lo más importante para mí, Álvaro, es que después de su muerte quería que todos supieran que no sólo le quitaron la vida, sino que se enteraran detalladamente de las cosas que suceden en ese hospital “de primera”, que es lo peor que existe.

    —Amiga, el tío Pepín era un hombre fuerte, entró por una supuesta apendicitis, ¿no?

    —Sí, amigo. Es más, nos dijeron que era una operación ambulatoria, con palabras del propio médico: “mucho más sencillo que quitar una muela”. Durante la intervención le extirparon un apéndice sano, cuando lo que tenía —y se dieron cuenta hasta ese momento— era un divertículo en el ciego del colon, el cual ya se había reventado ocasionándole una peritonitis severa localizada.

    —Después de esto viene una fase que vivimos con mi padre en la cual tuvo que pelear por su vida. Pero tuvo en su contra algo peor que una mala operación. Un conjunto de negligencias médicas y hospitalarias las cuales no le iba a ser posible superar. En especial durante su estancia en el área de terapia intensiva, donde careció de los cuidados básicos que cualquier ser humano recibe en ella.

    —Cuando decidimos trasladarlo a la ciudad de Monterrey, después de cincuenta y dos días, mi papá resistió. Sin embargo, el médico internista nos dijo que llegaba con él demasiado tarde y que en esas condiciones era imposible salvarle la vida. Falleció esa misma noche.

    Apreté la mano izquierda de Gaby sintiendo lo que vivía en ese momento, mientras que con la otra mano ella sostenía su celular de donde comenzó a leer en voz alta lo que había escrito al final de aquella carta: 

    A mí la vida me dio al mejor padre del mundo, doy gracias por cada día que pasé a su lado.

Venecia, Italia 2011

    Aún te contemplo con amor profundo y sé que estás a mi lado, aún te escucho y aún te adoro. Caminas conmigo en cada paso que doy, dichosos los instantes a tu lado, las noches de encanto, noches inolvidables, mirándote y gozando tu alegría.

    Gracias papito por haberme sonreído, por mirarme, por hablarme, por tu risa, por haberme amado tanto, por muchas veces no tener que decir nada, porque una mirada tuya decía más que mil palabras.

    Hoy quiero despedirte, así casi sin quererlo, porque aún necesito tu presencia.

    Porque el peor dolor que he sentido en la vida fue abrazarte aquella noche sabiendo que era la última vez que lo haría y para siempre, porque sé que es hora que descanses y que puedas volar, así como tantas y tantas veces hablábamos desde que era una niña y tú me contabas que estas cosas pasan y que la vida es así.     Así como un día también me pasará a mí y me tocará volver a tus brazos, espero tener un sitio a tu lado porque sé que eres lo más bello que en la vida tuve y el ángel que desde su lugar en el cielo guiará mis pasos en la tierra.

    Te amo por siempre... Gabriela.

Fue un momento especial para ambos, ella se desahogó conmigo y yo pude sentir el dolor de una herida que sigue abierta pero que está sanando poco a poco.

    Hizo una pausa, exhaló y me miró a los ojos directamente.

    En ese momento yo con la voz cortada le dije:

    —Amiga es sorprendente la manera en que me has narrado esta historia, te agradezco porque significa mucho para mí, estas memorias son las que nos hacen darnos cuenta de cuánto debemos apreciar la vida.

    Sin darnos cuenta nos habíamos puesto muy sensibles, ella se secaba las lágrimas y yo le daba un trago a mi vaso con agua mineral para poder continuar con mis siguientes preguntas.

33 I

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Cup

Hípico Chedraui

    Ahora me encantaría que me contaras algún momento especial que hayas vivido con tu madre, con todo respeto podría decirte que la belleza no la robaste, la heredaste. ¡Es guapísima!

    —Es la mujer más tierna que he conocido en mi vida. Te agradezco el cumplido— contestó.

    Mi pasión por los caballos nace cuando tenía cinco años, era una noche que me encontraba enferma. En ese entonces me acuerdo perfectamente que mi mamá fue a rentarme una película al ya desaparecido VIDEOCENTRO, en realidad yo esperaba una caricatura, pero para mí sorpresa me rentó “El Corcel Negro”, una película de Francis Ford Coppola de 1979, en donde más de la mitad de la película no se menciona palabra alguna. La historia se basa en un niño y un caballo que naufragan en una isla, en donde poco a poco el niño se gana la confianza de “NEGRO” como nombra al caballo, mismo que a su rescate entrena hasta convertirlo en campeón de carreras.

    Quedé completamente perdida de amor y obsesión de que todo lo que quería en la vida era hacer eso. Ella me regaló mi primer caballo. Todas las temporadas lo llevábamos a la casa de la playa.

    Yo terminaba las tardes montada en él, corriendo a la orilla del mar. “El Corcel Negro” es el recuerdo que más ha marcado mi vida y se lo debo a ella. Continuamos cenando y ya adentrados en la plática me resultó fácil tocar el tema de MAXIMUS. 

    —Hay muchos mitos de por qué albergas a un tigre blanco, es un asunto que ha traspasado las barreras.

    —Amigo me fascina que toques esta cuestión.

    Quienes conocemos a Gaby sabemos que se le iluminan los ojos cuando se habla de caballos, pero más que nada descubrí que el verdadero sentimiento que ella expresa es un amor profundo hacia los animales.

I 34 

     Su padre compartía con ella este amor, tan es así que casi todos los meses adquirían caballos nuevos para que se entrenaran y encontraran el adecuado. Llegó a tener más de quince ejemplares.

    En ese momento nos trasladamos y llegamos a conocer a Maxito.

    Era un espacio muy amplio donde pude observar varias piscinas, palmeras y una enorme cascada rodeada de cuerdas con juegos que intuí que eran para él.

    Recibimos a Max con escasas semanas de nacido, venía en una caja, muy lastimado y bastante agresivo, su madre lo había atacado hasta casi matarlo. Aquí lo curamos con la ayuda de dos veterinarios y con mucho amor. La gente debe saber que el tigre blanco es una raza que ahora crece y vive en cautiverio para evitar su matanza y su extinción. Entiendo el punto de la libertad y soy la primera en defenderla, pero también me pregunto ¿en dónde, en qué lugar? si hemos invadido su hábitat de manera agresiva. En los países de donde son originarios como India o China los cazaban para arrancarles sus pieles y sus colmillos, acabando casi por completo con la especie, Aquí Max conserva todo, incluidos sus colmillos, aún se alimenta de biberón y se lo damos como un tipo de premio, por eso cuando me acerco ronronea porque para él soy su mamá.

    Existe todo un grupo de profesionales detrás del cuidado del hermoso animal, entre ellos dos veterinarios, una persona exclusiva para montarle juegos para que pueda ejercitarse y una persona dedicada al mantenimiento de su hábitat.

    Su alimentación se conforma por más de 4 kilogramos de carne al día. No está rodeado por barrotes, ni tampoco lo sometí a ningún entrenamiento para domarlo, sólo responde a mimos, caricias y palabras de amor.

    Yo era uno de ellos Gaby, pensaba que un tigre blanco en estos tiempos debería estar libre, pero mi ignorancia en el tema ha quedado cerrada, estoy convencido por todo lo que he visto, que lo mejor que le pudo pasar a este ejemplar es haber llegado a tus manos.

     Ella sonrió y me dijo: ahora estamos en proceso de construcción de una villa porque queremos que Max tenga un espacio aún más amplio de varias hectáreas para que corra, tenga una novia y pueda ser más feliz de lo que ya es.

    Y mira te voy a contar una pequeña fábula: Un día un niño llegó junto con su madre a la orilla de una playa y encontró un millar de estrellas de mar frente a él, gritando dijo: tenemos que salvarlas y devolverlas al mar, y comenzó a depositarlas una a una, hasta que se dio cuenta de que nunca acabaría. Cansado y con lágrimas en los ojos le dice a su madre: Nunca voy a acabar, ¿habrá alguna diferencia? A lo que su madre le respondió: para aquella que acabas de lanzar al mar ya hiciste la diferencia.

    Sé que estoy haciendo la diferencia con Max y eso es lo que más me importa, porque uno de mis más grandes sueños ha sido contribuir para seguir salvando a la especie del tigre blanco.

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Cup

Hípico Chedraui

    Por mi parte, me dí a la tarea de hacer una pequeña investigación que sustentara mi escrito y descubrí que en efecto el tigre blanco es una especie que, lamentablemente, esta en serio peligro de extinción. Se calcula que actualmente solo hay doscientos diez tigres blancos en todo el mundo, ¡todos en cautiverio! Estos mamíferos carnívoros son los más grandes de la familia de los felinos, de costumbres solitarias.

    Los tigres blancos son una variación del tigre de bengala. Provienen de padres que poseen un gen recesivo que les da la coloración blanca en la piel. Es casi imposible encontrar un tigre blanco en un ambiente natural, ya que son muy escasas sus posibilidades de supervivencia. Pueden tener distintas tonalidades en los ojos, pero generalmente los tienen azules, excepto los albinos, quienes generalmente los tienen rosados. En cautiverio, la expectativa de vida de los tigres blancos aumenta a unos veinte años. Regresamos a la casa, yo miraba la hora en mi celular, eran las doce y media de la noche, el tiempo había pasado volando.

    Nos sentamos de nuevo en la mesa y Gaby le enviaba un mensaje a su esposo para acompañarnos.

    The Boss (el jefe) como lo conocemos es un empresario que lleva toda una vida en el medio de la comunicación, líder junto con sus hermanos de un legado familiar llamado Grupo SIPSE, que su padre el difunto empresario yucateco Don Andrés García Lavín lideró como pionero muchos años en este Estado y que el día de hoy en su memoria una de las avenidas más importantes de la ciudad lleva su nombre.     Yo me sentía nervioso, mientras Gerardo me preguntaba sobre el proyecto. Fue muy asertivo en sus preguntas, sobre todo en el aspecto de la comercialización y distribución de la revista. Resultaba muy importante para él saber cada detalle ya que permitirme contar la historia del amor de su vida era una responsabilidad enorme.

    Sin objeción alguna me afirmó que era una propuesta interesante y fue ahí donde justamente aproveché para enseñarles la idea creativa y las referencias fotográficas que yo traía en ese momento. Sin dudarlo, al ver que todo estaría en manos de un gran equipo aceptaron. Nos comprometimos a comer en días siguientes para revisar la planeación y conocer a todos los involucrados para la sesión fotográfica y al momento de agendar fecha y hora, me percaté que Gerardo le daba unas indicaciones a su asistente.

    —¿Todo listo?, preguntó.

    —Si señor está todo listo

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

    —Mi estimado Álvaro antes de que te vayas ahora es mi turno de presentarte mi espacio favorito dentro de tu casa, estoy seguro que puede ser el rincón perfecto para alguna de tus fotos.

    Extendió su mano y haciendo una señal dijo, adelante, dándole paso a su esposa y luego a mí, abriéndonos una gran puerta después de ingresar una combinación, misma que nos dirigía a una escalinata que descendía unos seis metros de profundidad y que me llevaría a conocer la cava de vinos más asombrosa que había presenciado en toda mi vida. 

    Es una cava con más de mil quinientas botellas de una exquisita selección de vinos y champagnes, un espacio que se mantiene a una temperatura de trece grados centígrados y que ha sido punto de reunión de celebridades, artistas, de los empresarios más importantes como Carlos Peralta Quintero y personalidades de la política, entre ellos gobernadores de diferentes estados.

    La recorrimos mientras me contaba un poco de la historia de algunos vinos y de cómo los había obtenido.

    —Cuando vamos a algún restaurante en cualquier parte del mundo, si me gusta el vino mando a llamar al Somelier para que detenidamente me explique su compostura y sus orígenes.

37 I

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Cup

Hípico Chedraui

    Así es como he logrado esta maravillosa colección, algunos han sido regalos y otros los heredé de mi difundo padre.

    —¡Oh por Dios!, miré el celular y ya era demasiado tarde, el tiempo había pasado volando.

Muchísimas gracias por recibirme en su casa, me siento muy afortunado, les mencioné mientras nos despedíamos. Acordamos mi siguiente visita y acompañado por ellos hasta la puerta de su casa, me retiré.

    Eran las dos de la tarde de un miércoles, esta vez había llegado puntual, en compañía de todo mi equipo.

    Nos recibió una mesa montada y lista para un delicioso almuerzo. No pasaron ni cinco minutos cuando Gerardo y Gaby hicieron presencia en el lugar.

    Bienvenidos, no sabíamos qué elegir de menú, pero considero que la comida 

yucateca siempre es un deleite para cualquier invitado,—dijo Gerardo

    — esto es en agradecimiento a todo el trabajo que realizarán esta tarde.

    Y así lo fue, comenzamos con una entrada de Dzikilpac y una perfumada sopa de lima, para luego rendirle honores a unos Lomitos de Valladolid y a un exquisito Pipían de Venado, cerrando con unas barquillas y tres nieves de diferentes frutas de temporada.           Después de presentarles al fotógrafo Randy Arcila Rodríguez y a la coordinadora de producción Samantha Rojano Barajas, realizamos un recorrido por la casa para ubicar los sets que utilizaríamos para la sesión de fotos. Ya hecho esto se retiraron.         Gerardo, Gaby y yo Regresamos al comedor y me ofrecieron un café, lo pedí con dos de azúcar y un poco de crema.

     Ya en confianza le pregunté a Gerardo: ¿Cómo fue la propuesta de matrimonio?

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

39 I

PERSONALIDAD SOCIAELITÉ

Xalapa, Veracruz, Coapexpan Cup

Hípico Chedraui

Campeonato Nacional Querétaro, Balvanera, Polo & Country Club

    Con una sonrisa me contestó:

    —Fue una locura, planeé cada detalle con su debido tiempo. Fue en la playa delante de su familia, como bien sabes ama los caballos pero yo conseguí un unicornio blanco, había una producción muy grande ya que el gran corcel venia caminando en la orilla del mar y yo acercándome hacia ella me hinqué y le pedí que fuera mi esposa, a lo que contestaba un SÍ, bajo una lluvia de fuegos artificiales que iluminaban todo el cielo.

    En ese momento dirigí mi mirada a Gaby y pude notar que revivía aquella maravillosa escena.

    Gabriela y Gerardo se casaron en marzo de 2015, con una mágica ceremonia en los jardines de su propia casa. Hoy puedo ser testigo de las anécdotas, las historias y de la relación transparente que tuve frente a mis ojos.

    —Él es sin duda un distinguido caballero que transmite fortaleza y al mismo tiempo un derroche de elegancia en cada uno de sus movimientos—.

    —Ella una impecable esposa y madre, que no sólo es evidente su belleza física, sino que es una dama en toda la extensión de la palabra—.  

    Hoy no sólo comparten un maravilloso matrimonio, tienen una hermosa princesa. Juntos siguen escribiendo esta extraordinaria historia de amor que a ambos les cambió la vida. Los tiempos de Dios son perfectos y ellos son testigos de esa realidad.

    Terminamos nuestra plática, Gerardo continuó hacia su oficina mientras Gaby y yo nos internamos en su guardarropa para seleccionar todo el vestuario de la producción por casi dos horas. Cabe aclarar que cada pieza que ustedes pueden apreciar es propia.

I  42

    La sesión de fotos la dividimos en tres días.

    El primer día realizamos todos los interiores de la residencia y las fotos de portada en un estudio que montamos dentro del mismo espacio. El closet, el piano, el cuarto de la bebé y la cava fueron nuestros primeros escenarios.

    Más de seis arreglos florales se necesitaron por parte de la producción para complementar las escenas y una botella de Moët & Chandon Champagne Rosé con una tarjeta membreteada con el logotipo de Sociaelité con una leyenda de agradecimiento que decía:

    “Gracias por permitirnos entrar y abrirnos las puertas de su vida”, eso fue para celebrar el cierre del día.

     El segundo día nos trasladamos al santuario donde albergan al tigre para hacer la siguiente sesión de fotos. Fue maravilloso ver cómo Max participó como protagonista y en tan sólo media hora ya habíamos logrado nuestro objetivo.

    Nuestro último día fue el más especial, Gaby y Gerardo tenían un viaje familiar programado para ir a esquiar a Aspen, Colorado, y luego pasar el fin de año en Las Vegas, Nevada.

    La cita era en la terminal FBO del Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescencio Rejón”. Ahí estaban y tenían listo el avión, un Embraer Legacy 500 para la foto más importante que yo había planeado antes que despegaran a su destino, la de ellos dos juntos. Así capturamos esa imagen... Al final de esta foto, mientras nos despedíamos, Gerardo se acercó y me dijo una frase que me marcó para siempre y con la cual quisiera concluir esta experiencia única:

    —DIOS TE PONE A LA PERSONA CORRECTA EN EL MOMENTO CORRECTO, GABRIELA ES EL AMOR DE MI VIDA—.

ART  PEOPLE  FASHION I SOCIAELITÉ

ropa personalizada 

©2019 GABRIELA GONZALEZ. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.